La Basílica Menor de La Inmaculada Concepción de María fue construida en el siglo XVII y todavía conserva su estilo colonial.

El interior de la iglesia está bellamente decorado y bien preservado. Un precioso cielo raso de madera le da un toque acogedor y en sus ventanas hay datos de su historia. Se dice que aquí se encuentra una pila bautismal muy antigua que data del año 1560.

Lo más interesante de la Basílica es una imagen de la Bendita Virgen María. Se dice que en 1562, el español Fray Pedro de Cepeda y Ahumada, hermano de Santa Teresa de Avila, fue forzado a permanecer en el puerto de El Realejo, cuando una tormenta imposibilitó su partida. Cuando el fraile llevo la imagen de la Virgen María al cercano pueblo de El Viejo, sus habitantes quedaron fascinados y la gente llegaba desde lejos para ver la estatuilla. En un documento que data del año 1673 se manifiesta que otro escrito de 1626, que había sido quemado, hacia referencia que en fecha anterior (sin precisar fecha, pero que ciertos historiadores fijan en 1562), fue llevada dicha imagen a este pueblo.

La gente despidió triste a la imagen de la Virgen cuando el beato partió con ella, pero otra tormenta evitó que éste siguiera su camino y lo obligó a regresar. Entonces, él tomó la decisión de dejar la imagen en el pueblo de El Viejo, pues lo interpretó como una disposición divina. Por cientos de años, miles de personas llegan hasta este templo católico para venerar a esta imagen de la Virgen María.

Artículo Completo