Pasadas las 20:50 en la capital de Argentina el 31 de agosto de 1999, Aeroparque fue escenario de uno de los siniestros más grandes en la historia de la aviación argentina, cuando 65 ocupantes en la aeronave y 2 personas en tierra encontraron la muerte en el fallido despegue del Vuelo LAPA 3142. Luego de este accidente el Aeroparque se vió envuelto en una polémica que sigue hasta la actualidad.


El 20 de febrero de 2004 a las 13:55 despegaba con destino a Puerto Iguazú el vuelo 2734 de Austral Líneas Aéreas, el mismo proyectaba cubrir la ruta Aeroparque-Puerto Iguazú, transportando a 151 pasajeros (el 90% extranjeros) y 6 tripulantes, abordo de una de las variantes de la familia McDonnell Douglas MD-80 con las que cuenta la empresa.

La aeronave posterior al despegue y en pleno ascenso se le desprende uno de los dos neumáticos que comprende la estructura del tren principal izquierdo. El neumático hace el mismo recorrido que realizó el vuelo LAPA 3142 aquella castastrófica noche del . El neumático sale proyectado e impacta de lleno y destroza la reja perimetral del aeropuerto, posteriormente empieza a rebotar sobre la Avenida Rafael Obligado Costanera rozando a un taxi que circulaba por la avenida, rebota una vez más y finalmente se detiene dentro de un campo de golf. El piloto de aeronave no se dio cuenta del percance hasta que la torre de control del Aeroparque le notificó del problema seguido de un plan de emergencia a continuar para aterrizar de emergencia en el aeropuerto otorgado.

El mismo contaba con dirigir a la aeronave al Aeropuerto Internacional de Ezeiza para que allí corra menos riegos de un despiste ya que la aerostación internacional cuenta con una pista de 3.300×60 m contra los 2.100×40 del Aeroparque. Se le notificó a los pilotos que vuelen en círculos sobre la ciudad de Buenos Aires para consumir el combustible y así disminuir el riesgo de un incendio en la pista.

Luego de 1h 20 min de volar en círculos y consumir la mayoría del combustible se inició el descenso, posterior aproximación y aterrizaje de la aeronave. La aeronave aterrizó a las 14h 25 min en la pista 17 de la terminal aérea, el neumático faltante provocó que el avión al momento de posarse sobre la pista se ladeara hacia la izquierda rompiendo la única rueda que quedaba en el tren principal izquierdo. Una vez detenida la aeronave los servicios de bomberos del aeropuerto cubrieron el tren de aterrizaje averiado con espuma para enfriar la zona que se encontraba con altas temperaturas debido al rozamiento de la estructura sobre la cinta asfáltica de la pista.

Entre los ocupantes abordo de la aeronave no se registraron víctimas ni heridos, bajaron de la aeronave por las escaleras propias del avión, no se necesitó abrir las salidas de emergencias ni desplegar los toboganes de emergencia. Los pasajeros fueron transladados a la aerostación y se les dio unos tickets para almorzar para luego abordar otro avión de la empresa para llevarlos a Puerto Iguazú.

La empresa dijo que se trató de un incidente aislado y que en ningún momento los pasajeros corrieron peligro. Sin embargo la Asociación del Personal Técnico Aeronáutico (APTA) comunicó que el incidente es una clara consecuencia de las falencias de la política de matenimiento aeronáutico de Aerolíneas Argentinas/Austral en aquel entonces.

Artículo Completo